Reseña (55): Pandemonium

Pandemonium 2, Lauren Oliver

Título original: Pandemonium | Saga: 2/3
Autora: Lauren Oliver | Páginas: 379 | Editorial: SM
ISBN: 9788467553185

La antigua Lena ya no existe.
Yo la enterré.
La dejé al otro lado,
tras una pared de humo y llamas.
Con Álex.
Ahora todo ha cambiado.
Quiero luchar por un mundo
donde el amor no sea considerado una enfermedad.
Aunque no creo que pueda volver a enamorarme.


Después de leer el final de Delirium, un final que me dejó con el libro entre las manos y llorando  —sí, sí, llorando—, tenía muchas ganas de leer esta segunda parte. Aunque también tenía un poco de miedo por lo que me iba a encontrar. Son muchas las ocasiones en las que una saga tiene un primer libro magnífico y con las continuaciones... se fastidia todo.

Si en el primer libro conocimos la historia de Lena dentro de las vallas de la ciudad, en esta segunda parte vemos cómo es la vida en la Tierra Salvaje. Conocemos a nuevos personajes que pertenecen a la Resistencia, y cada uno tiene su propia historia, sus propios fantasmas y sus razones para luchar.
Vive libre o muere.
Cuatro palabras. Quince letras. Crestas, bultos, volutas bajo las yemas de mis dedos.
Otro dicho. Nos aferramos a él, y nuestra fe lo vuelve verdad.
El cambio de Lena es perfecto. Aunque a mí no me desagradó su personalidad en Delirium, vemos una clara evolución en su persona. La Lena de ahora es fuerte y sensata, y quiere luchar. Pero eso no es todo, no se trata de que empecemos el libro y ¡BUM! Lena ha madurado. No. Vemos cómo cambia, cómo intenta superar todo lo que ha vivido, todo lo que ha descubierto. Y esto le da un realismo necesario a la historia.
 El dolor es como hundirse, como ser enterrado. Estoy entre unas aguas del color pardo de la tierra removida. Me ahogo con cada respiración. No hay nada a lo que agarrarse, no tiene fin, no existe ningún asidero. No puedo hacer nada más que dejarme ir. Dejarme ir. Sentir a mi alrededor el peso, cómo me aprietan los pulmones, la presión lenta, baja.
Dejarme ir más profundamente. No hay nada más que el fondo. No queda nada más que el sabor a metal y los ecos de los recuerdos y los días que parecen oscuridad.
El romance... Bueno, todos sabíamos que en este libro Lena volvería a enamorarse, era obvio, pero sinceramente sigo prefiriendo a Álex. La historia que tuvieron Álex y Lena en Delirium fue deliciosa. Imposible no caer rendida y derretirte con esta pareja. Pero con Julián... no es que no me haya gustado el personaje, es que realmente no he llegado a sentir que sea un amor profundo, una amor que ellos necesiten tener para poder respirar. Lauren no ha conseguido, o no ha querido conseguir, que la historia de Lena y Julián se asemeje, ni de cerca, a lo que vivió con Álex, a lo que nos/me hicieron sentir.
No estoy loca. Ya sé que no está vivo, no de verdad. En cuanto acabo de correr y vuelvo cojeando hacia la cripta de la iglesia, me doy cuenta de la verdad: la estupidez de todo esto, el sinsentido. Álex se ha ido y, por mucho que corra, que me esfuerce o que sangre, no va a volver.
Pero aunque el romance no sea tan genial como me esperaba, cabe destacar que la acción de este libro es fabulosa. Delirium se centró mucho más en los protagonistas y su relación, en Pandemonium nos encontramos con acción y más acción todavía. Cuando acaba de suceder algo y tú estás agarrando con fuerza el libro, piensas Ah, ya llega la calma, y entonces, vuelve a ocurrir algo.

Y por último, nos encontramos con el final. ESE final. Ya lo dije por Facebook, Lauren Olvier tiene un arte impresionante para crear finales que te dejan mordiéndote las uñas por el siguiente libro.

Resumiendo, es un libro maravilloso, que se lee en nada, lleno de acción y personajes nuevos. Aunque algunas cosas sean un poco obvias y predecibles, su forma de narrar y los acontecimientos suplen por completo cualquier falla que pueda haber.
Algún día toda la Tierra Salvaje será arrasada y nos quedaremos con un paisaje de cemento, un paisaje de casas bonitas y cuidados jardines, de parques y bosques planificados; un mundo que funciona como un reloj puesto en hora: un mundo de metal y marchas, y de gente que avanza, tic, tic, tic, hacia la muerte.
Para leer reseña, click en la imagen
#0.5#1#1.5#2#2.5

8 comentarios

  1. Me encantó. Lena a mí en Delirium no me gustó pero en este me ha gustado mucho. Yo también prefiero a Álex. Necesito ya el siguiente libro.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. a mi esta trilogía me tiene completamente enamorada.
    A mi Julián si me gusto mucho, y si te soy sincera yo soy Lena y no se con cual de los dos quedarme jajaja.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Veo que este segundo libro está consiguiendo mejores críticas que el primero, puede que me anime ;)

    Lana.

    ResponderEliminar
  4. A mi también me encantó este libro ^^ Tiene muchísimas más acción que el primero y además el cambio de actitud de Lena, le da más juego al asunto.

    Aunque si coincido contigo en que muchas de las cosas que pasan son algo predecibles, a mi por ejemplo el final me lo pareció.

    Un besazo :D

    ResponderEliminar
  5. Estoy deseando poder leer Delirium pronto, porque por lo que contáis merece la pena conocer ésta historia.

    Gracias por la reseña! Un besito!

    ResponderEliminar
  6. Sin duda alguna estoy de acuerdo contigo y con Akaxu... Alex!!!!! es el mejor. Ainss no me extrañas que lloraras con todo lo que ha pasado, cualquiera.

    :D me encanta tu reseña.

    Que tengas un buen día

    ResponderEliminar
  7. Cada vez le tengo mas ganas la verdad.. un besin

    ResponderEliminar
  8. En este libro me enamore de Julian,para mi, la verdad esta peleado la cosa..pero Alex es Alex, asi que me quedaria con el

    ResponderEliminar

DEVUELVO COMENTARIOS, así que no se admiten enlaces ni ningún tipo de promoción, todo comentario que lo contenga será eliminado.

¡Gracias por comentar! ♥