Reseña (120): Carta de una Desconocida

Carta de una desconocida, Stefan Zweig

Título original: Brief einer Unbekannten | Saga: No
Autora: Stefan Zweig | Páginas: 68 | Editorial: Acantilado
ISBN: 9788495359476

"Sólo quiero hablar contigo, decírtelo todo por primera vez. Tendrías que conocer toda mi vida, que siempre fue la tuya aunque nunca lo supiste. Pero sólo tú conocerás mi secreto, cuando esté muerta y ya no tengas que darme una respuesta; cuando esto que ahora me sacude con escalofríos sea de verdad el final. En el caso de que siguiera viviendo, rompería esta carta y continuaría en silencio, igual que siempre. Si sostienes esta carta en tus manos, sabrás que una muerta te está explicando aquí su vida, una vida que fue siempre la tuya desde la primera hasta la última hora".

Descubrí este relato a través del blog Book Eater, y en cuanto leí la sinopsis supe que quería leerlo. Lo que me transmitió un sencillo resumen es algo que muchos libros no han conseguido jamás, libros largos o cortos, de una temática u otra, conocidos o no. Un libro, cuente la historia que cuente, siempre te transmite algo (aunque ese algo no sea positivo), pero una sinopsis... Me atrapó, una sencilla sinopsis me atrapó, y supe que lo leería más temprano que tarde.

Si pensáis que en 68 páginas mucho no se puedo contar, estáis totalmente equivocados. Son las 68 páginas más intensas y que con más rapidez he leído en mucho tiempo..
Y tampoco me daba cuenta de que la misma apasionada curiosidad con que me dedicaba a seguirte era ya amor
Como indica el título, nos encontramos ante una carta. El protagonista, un famoso novelista, llega a casa tras un viaje y se encuentra con una extensa carta de una mujer. Una mujer que lo amó durante toda su vida, y en esa carta ella le cuenta todo: cómo le conoció, como se enamoró y lo que esto supuso en su vida.

Nuestra desconocida le escribe sin intención alguna de reproche, exigencia o rencor. No busca nada más que el recuerdo, no ser olvidada y contarle lo que siente y ha sentido durante toda su vida. Su amor es un amor completamente desinteresado, le ama porque le ama, sin una razón lógica o justificable, es el amor en el estado más puro que se pueda encontrar.
Me lanzaste una suave, cálida y envolvente mirada, llena de ternura, me sonreíste así, no puedo decirlo de otra manera, afectuosamente, al mismo tiempo que decías en voz baja y casi familiar: "—¡Muchas gracias, señorita!—" Eso fue todo, querido, pero desde el instante en que sentí la suavidad y ternura de tu mirada quedé locamente enamorada de ti.
Esta es una historia que te deja el corazón en un puño, lees y lees, y cada palabra que pasa te pone la piel de gallina. Los sentimientos que describe la desconocida son totalmente honestos, sufre y vive diversas situaciones a lo largo de su vida que muy bien podrían echársele en cara al novelista, en cambio ella nunca, jamás, siente que él haya hecho algo mal. Pero lo mejor no es que ella no lo crea, sino que la forma en que te lo cuenta, siempre los los acontecimientos desde su punto de vista, tú lo acabas pensando también: él no es una mala persona, no busca dañar a otros, ni jugar con las mujeres.

En solo 68 páginas he subrayado muchísimos párrafos y frases que me han encantado, pero como podréis imaginar, no puedo poneros todos ellos en una sola reseña, ya que la verdadera cita que me gustaría haceros se compone de las 68 páginas completas.

Así que si me preguntáis, este es un relato que merece la pena leer. Que se devora en un par de horas y que no te dejará indiferente. Porque la historia es maravillosa y la narración del autor es sencillamente exquisita.
Tus ventanas estaban iluminadas, y mi corazón se puso a cantar. Solo en ese momento vivía la ciudad y vivía yo, pues estaba cerca de ti, tú, mi sueño eterno. No podía imaginarme que, en realidad, tan lejos de ti estaba en aquel instante, como antes, cuando nos separaban ríos y montañas, no obstante ser un cristal delgado lo que se interponía entre tu persona y mi brillante mirada. Me limitaba a mirar hacia arriba: allí estaba la luz, estaba la casa, estabas tú, estaba mi vida. Durante dos años había soñado aquella hora que estaba viviendo. permanecí allí toda la tarde, toda la larga tarde dulce y difuminada, hasta que la luz se apagó: entonces fui a mi habitación.

8 comentarios

  1. Son las 68 páginas mejor aprovechadas de los últimos libros que he leído :) me alegro mucho que te animaras a leerlo, ya ves que es una preciosidad!

    ResponderEliminar
  2. Lo conozco desde hace bastante tiempo, auqnue aún no lo he leído ni nada de eso... Espero poder hacerlo pronto, porque como dices, parece que 68 páginas no dan para mucho, pero tiene que ser una novela (o carta, o lo que sea xD) maravillosa.
    beeeeesos

    ResponderEliminar
  3. Uno de mis libros favoritos =)
    Es precioso.

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Desde que leí la reseña que hizo Beleth que lo he querido leer :) Ya veré cuándo lo consigo ^^

    Besotes ^^

    ResponderEliminar
  5. Es un libro increíble que merece la pena ser leído aunque sea una vez, a mi me encanto (por si no se nota). Ahora busco como una loca la pelicula

    besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me enteré de que había peli nada más terminar de leerlo. Estaba hablando con una amiga y le comenté que acaba de terminar esta lectura, entonces ella, muy sorprendida, me dijo que justo la noche anterior se había vuelto a ver la peli =)
      Tengo que buscarla para ver qué tal está.
      ¡Un beso!

      Eliminar
  6. A mi me encanto e libro!
    de la pelicula no se nada XD

    ResponderEliminar
  7. ¡Muy buen aporte!. ¡Es una historia fantástica llena de amor, desamor, ilusiones... las más bellas y a la vez tristes emociones que puede experimentar una mujer. No puedes dejar de llorar desde la primera hasta la última página. Es como si, a veces, narrara la historia de un viejo amor, los sinsabores que vives por la persona que amas y visualizar lo que una chica por amor es capaz. Una obra tan delicada, tan sublime... ¡una auténtica delicia!
    La amé desde el primer momento en que leí su reseña y en cuanto lo hallé me dispuse a leerlo y en una hora... Voilá! Acabé con los ojos hinchados, con una caja menos de pañuelos y un nudo en mi garganta y estómago.
    Me identifiqué profundamente con el personaje, ya que sentí que ahora y en un futuro estoy-estaré viviendo una historia así, claro a excepción de la muerte del niño y la prostitución. Comprendo perfectamente a la dama, porque vi reflejado el amor que tengo, pero de igual manera la persona vive tan encismada y cerrada en su vida, que aunque ya lo sabe, parece como si jamás me hubiese atrevido a decirlo y, mucho menos que recuerde haberme conocido. A veces, a medida que lo leía caía en los errores que había cometido y sentía como me enrojecía la cara y consigo la terrible sensación de pena y arrepentimiento.
    Es mi primera lectura que leí de Stefan Zweig y, desde entonces vivo enamorada terriblemente de él y, por supuesto de sus libros.
    Siempre he pensado que los escritores y músicos tienen una sensibilidad y creatividad celestial; están dotados de una dosis extra de encanto que les permite dejar su de vida y corazón en cada cosa que hacen, tocan y escriben; pero muy especialmente Stefan contenía en su naturaleza el don de encarnar perfectamente los sentimientos y psicología femenina; para dotarlos de un halo de misterio y melancolía; sin dejar de mencionar los demás personajes que cada uno de ellos es como si representaran los temores y emociones reprimidas de Zweig.
    Tenía los sentimientos a flor de piel, cada palabra, cada acción que describe la desconocida me hacía sentirme en su papel y a través de mi mente imaginar cada hecho, además de que por cada narrativa me acordaba de canciones que, perfectamente podrían quedar como tema de fondo o relatar la historia.
    De las versiones cinematográficas me quedo con la de "Letter from an unknown woman" de Louis Jordán, guapísimo, melancólico (representa bastante bien mi idea y estereotipo que tengo de un pianista) y Joan Fontaine, con esa mirada, ese rostro tan expresivo...
    Un verdadero deleite leer a Stefan Zweig.
    Su prosa tan elegante, sin recargarla de sentimentalismos, equilibrando cada momento-acción; es como si cada historia se basase en un hecho real, que pudo vivirse en siglo XVIII y, aunque suene inconcebible, también en el presente. Muy humanista y realista, obras verdaderamente auténticas.
    Me llevo de él lo complicado que es darle a cada personaje sentimientos, ideas, psicología, es como un hijo que llevas dentro de ti y lo desentrañaras, un verdadero placer...
    ¡Mi admiración y respeto al Señor Zweig!
    ¡Larga vida a sus obras!

    ResponderEliminar

DEVUELVO COMENTARIOS, así que no se admiten enlaces ni ningún tipo de promoción, todo comentario que lo contenga será eliminado.

¡Gracias por comentar! ♥