Reseña (216): Colisión

Colisión 1, Elizabeth Norris

Título original: Unraveling | Saga: 1/2
Autora: Elizabeth Norris | Páginas: 360 | Editorial: Plataforma Neo
ISBN: 9788415880431
Comprar: Casa del Libro (17,90€) // Amazon (17€)

 
El mundo está a punto de acabar. Y antes de que suceda, todo empieza a cambiar.

Janelle Tenner muere atropellada por una camioneta. Sí, muere, con luces cegadoras e imágenes de su vida pasando frente a ella. Pero poco después abre los ojos y se encuentra cara a cara con Ben Michaels, un chico de su instituto con quien jamás ha cruzado palabra. Y pese a saber que es imposible, está convencida de que Ben acaba de devolverle la vida.

Sin embargo, su resurrección es solo el primer misterio que Janelle deberá afrontar. Mientras husmea en los expedientes policiales de su padre -agente del FBI-, en busca de alguna pista sobre su accidente, descubre un temporizador con una cuenta atrás para algo, pero ¿exactamente para qué?

Cuando alguien muy próximo a ella muere asesinado, ya no podrá seguir negando lo que parece más que evidente: todo lo que ha ocurrido -el accidente, el asesinato, la cuenta atrás, la súbita aparición de Ben- apunta en una sola dirección: la desaparición de la vida como la conoce.

La cuenta atrás sigue avanzando. Janelle se da cuenta de que si quiere detener el fin del mundo deberá descubrir los secretos de Ben y evitar enamorarse de él en el proceso. 


Este es uno de esos libros frenéticos en los que pasan muchísimas cosas y, lo que es mejor, hasta que no te lo cuentan no sabes realmente lo que está sucediendo. Sin duda alguna, este libro es fantástico pero los siguientes pueden ser incluso mejores.

Aunque conocía la trama, según iba leyendo me di cuenta de que no sabía exactamente qué género era: ¿ciencia ficción? ¿paranormal? ¿acción? ¿aventuras? El género la mayoría de las veces es una especie de mini-spoiler que te hace imaginar con más facilidad lo que puede ocurrir. Lo que pasa cuando no estás segura de cuál de todos estos géneros será y puede ser cualquiera de ellos, es que no tienes ni idea de por dónde va a ir la autora. En este caso, el tema de la cuenta atrás es mucho más misterioso si no sabes el género, porque una vez se desvela la primera información crucial que te da luz sobre el género (no diré cuál es, por si acaso), ya es más fácil empezar a hacer diversas conjeturas. Sin un género concreto hay tantísimas posibilidades...
Pero lo peor es el vacío.
En realidad, tiene sentido. He contemplado la gran extensión de la nada, he tenido un momento —no importa que fuera realmente fugaz- para valorar el transcurso de mis diecisiete años, y ahora el sentimiento dominante que me invade es el arrepentimiento.
No es que no haya conseguido cosas. No es que la gente que dejo atrás no me recuerde. Ni siquiera es que sea joven y aún me queden muchas cosas por experimentar, muchas más que quiero hacer. Es la certeza de que antes ya estaba prácticamente muerta.
Si lleváis muchos años leyendo literatura juvenil, sea del subgénero que sea, os habréis dado cuenta de la inmensa diferencia que hay entre los libros de ahora y los de antes. Los detalles que han cambiado pueden ser pequeños, pero muy importantes. En los de juvenil romántica los chavales ya no son unos panolis castos y sin energía sexual que eran antes, por supuesto que no son libros adultos ni son tan explícitos, pero por lo menos ya empieza a mostrarse que los adolescentes tienen libido sexual. En el caso de los libros más activos, en los que hay algún misterio, hay algún malo (sea del género que sea) parece que las cosas se empiezan a poner más definitivas en el terreno de la literatura juvenil: ahora hay personajes que mueren, y no siempre tienen que ser secundarios o sin importancia. Esto antes era impensable, muy pocas veces pasaba, los autores se encargaban de encontrar la forma de no matar a nadie y que todos acabasen la mar de felices. En este libro vemos un poco todos esos cambios, vemos cómo este género literario que tantos minusvaloran está cambiando cada vez más.

Colisión se me ha hecho dolorosamente breve, y al terminarlo me he arrepentido enormemente de haberlo dejado tanto tiempo en la pila de pendientes, dando más prioridad a otros libros. La verdad es que la sinopsis promete, pero se queda corta con lo que nos encontramos en el interior de este libro.

La acción y el misterio empiezan a desarrollarse muy temprano en el libro, de manera que es imposible no seguir avanzando con la lectura. Además, la típica excusa de un capítulo más y lo dejo no vale con este libro, ya que no está dividido de la forma tradicional, sino que sencillamente los fragmentos se van distribuyendo con una cuenta atrás de 24 días: algunos son más largos, pero otros muy breves, multiplicando de nuevo la imposibilidad de dejar el libro.
—Entonces, ¿cuál sería tu declaración perfecta? —pregunta Ben.
—¿De verdad quieres saberlo? —Miro a Poblete y esta se encoge de hombros. Parece encantada con la comparación con el mundo real—. No lo sé. Tendríamos que estar solos, y supongo que querría que él me dijera algo sincero, no exageradamente romántico, ni tampoco algo demasiado exagerado para que después pudiera contarles la gran historia a sus amigos. Simplemente me gustaría que se inclinara… —mientras hablo, me inclino ligeramente sobre Ben. Estoy tan cerca de él que su calor corporal llena el espacio que nos separa. Bajo el tono de voz—: y dijera: «Janelle Tenner, cásate conmigo, joder».Un par de chicos se quedan con la boca abierta, probablemente porque acabo de soltar la bomba-J. en clase de Literatura, pero Poblete se ríe.
En cuanto a los personajes, no tengo muchas quejas con respecto a ninguno de ellos. La actitud de Janelle hacia su madre -bipolar y dependiente de su familia- en ocasiones puede parecer de niña malcriada, pero si lo pensamos de forma menos objetiva e intentamos ponernos en su situación, nos daremos cuenta de que las responsabilidades que ella tiene acabarían saturando a cualquier niña de 17 años, así que se lo perdono. En cuanto a Ben, me ha encantado. Al principio es un personaje muy pero que muy misterioso y con cierto encanto, y luego vemos una faceta suya completamente distinta: protector, tierno, amigable... cada cosa en el momento necesario. Los personajes secundarios también están bastante bien desarrollados: Alex, Elijah, Reid, Jared, el padre de Janelle, Strutz... cada uno tiene una personalidad completamente distinta, una razón de ser y una evolución sorprendente.

Resumiendo, es un libro fantástico que más que leer he devorado. Tiene una trama muy interesante, con un mundo que promete mucho para los próximos libros y que puede dar mucho juego. Además, el desarrollo de los acontecimientos, sumado a todo lo que ocurre al final del libro, te deja con ganas de tener el siguiente entre tus manos. Pero no es que sea por el cliffhanger exactamente, no es un libro que te deje con la miel en los labios. Para mí, ha terminado como tenía que terminar.


#1.5 #2

5 comentarios

  1. Yo también lo devoré y se me hizo muy breve, fue de mis mejores lecturas del año pasado y estoy deseando leer el siguiente de la saga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo más probable es que también esté en mi top de este año. No sé cuándo saldrá el segundo, pero ya lo espero con ganas.

      Un besito ♥

      Eliminar
  2. Hola :)
    Lo tengo pendiente para leer, pero me echa un poco para atrás que sea una saga. A ver si al final me animo a leerlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te comprendo, el problema de descartar libros por pertenecer a sagas es que hoy en día habría que descartar prácticamente todo... Una pena, pero la verdad es que merece la pena leerlo ^^

      Un besito ♥

      Eliminar
  3. Menos el insta-love de los protas, lo disfruté mucho, me gustó el frenesí por saber de qué iba la cuenta atrás, cómo investigaban... muy bueno!

    ¡Besos!

    ResponderEliminar

DEVUELVO COMENTARIOS, así que no se admiten enlaces ni ningún tipo de promoción, todo comentario que lo contenga será eliminado.

¡Gracias por comentar! ♥