Reseña (138): Sucedió en Otoño

Sucedió en otoño 2, Lisa Kleypas

Título original: It Happened One Autumn | Saga: 2/5
Autora: Lisa Kleypas | Páginas: 350 | Editorial: Vergara
ISBN: 9788466625968

Sucedió en el baile...

La hermosa pero enérgica Lillian Bowman aprendió muy pronto que sus modales de americana independiente no eran vistos con simpatía. Y el más desaprobador de todos era el insufrible, esnob e imposible Marcus, conde de Westcliff, el mejor partido entre los aristócratas londinenses de esos tiempos, los de la reina Victoria...

Sucedió en el jardín...

...que Marcus la tomó imprevistamente en sus brazos. Lillian se sintió desbordada por la pasión por ese hombre que ni siquiera le gustaba. El tiempo se detuvo, y fue como si nadie más existiera en el mundo...

Sucedió un otoño...

Marcus era un hombre que sabía controlar sus emociones. Pero con Lillian, cada roce era una exquisita tortura, cada beso encendía el deseo de más besos... Sin embargo, cómo podría siquiera considerar tomar como esposa a una mujer tan claramente inadecuada?


Esta autora es indudablemente maravillosa, y aunque el libro es maravilloso y me ha encantado, he de ser sincera y decir que preferí con creces el primero. Las razones las explicaré al desarrollar esta reseña.

Este, segundo libro de una saga, me sorprendió al percatarme de que esta saga es previa a la de las Hathaways. Yo, que poco antes me leí el primero (aunque todavía no he publicado la reseña), quedé sorprendida al darme cuenta de que Lillian, la americana, y Westcliff, son los vecinos de las Hathaways.

He de admitir que resultó una muy grata sorpresa descubrir la conexión entre ambas sagas, pues ambas me están gustando y, qué demonios, siempre gusta encontrase personajes familiares en novelas nuevas.

Durante el primer libro de esta saga ya conocimos a todas las heroínas de la saga, las bien conocidas como floreros porque en las fiestas siempre acaban sentadas, sin nadie que las saque a bailar. Pero no solo eso, también conocimos a Westcliff, y nos quedó más claro que el agua que sería el próximo protagonista, con nuestra rebelde y norteamericana Lillian.

Creo que, indudablemente, esta es una de las cosas que más me ha deslucido la historia. Puede que sea absurdo, pero una parte fuldamental en el desarrollo del romance me parece el tira y afloja previo al momento que podríamos llamar primer escarceo amoroso entre los protagonistas. Como Lillian y Marcus, desde el anterior libro, saben que se caen mal (y saben que es un me cae mal porque me atrae) este tira y afloja, aunque lo vemos, es mucho más pobre que otros. 

Me gusta ver a los personajes conocerse, desde sus perspectivas y no desde las de anteriores protagonistas. Me gusta ver cómo empiezan a odiarse por la atracción que niegan rotundamente y adoro leer el momento en el que no pueden resistirse más.

Pero por supuesto, esto no quita que nos encontremos situaciones de los más divertidas entre ambos.
—Separa los pies —dijo Westcliff— y distribuya su peso de forma equitativa. Muy bien. Ahora acerque más las manos a su cuerpo. Puesto que el bate es un poco largo para usted, tendrá que agarrarlo algo más arriba...
—Me gusta agarrarlo por la base.
—Es demasiado largo para usted —insistió el conde—, y esa es la razón de que ejecute el swing justo antes de golpear la pelota.
—Me gustan los bates largos —replicó Lillian mientras él le colocaba las manos sobre el mango de sauce—. De hecho, cuanto más largos, mejor.
Otro personajes importante en el libro es Sebastian St. Vicent, próximo héroe, junto con Evie. Y no exagero al admitir que este es el personaje que más en vilo me ha mantenido durante toda la novela. Sabiendo que será el próximo protagonista, me anonadaba su comportamiento y las consecuencias. Me preguntaba ¿y esto cómo se solucionará? Y la verdad es que todavía me lo cuestino ^^

La pena es que no encuentro el siguiente libro por ningún lado (fui afortunada al toparme muy baratitos los primeros), así que tardaré algo en continuar la saga... Pero tengo claro que lo haré.
—Duele. Está palpitando.
—Tira con más fuerza.
—¡No puedo! Está atascado de verdad. Necesito algo que lo haga resbaladizo. ¿Tienes algún tipo d elubricante a mano?
—No.
—¿Nada de nada?
—Por increíble que pueda parecerte, jamás hemos necesitado un lubricante en la biblioteca.
Lillian lo miró con el entrecejo fruncido.
—Antes de que empieces a criticarme, Wezcliff, quiero que sepas que no zoy la primera persona a la qu ese le queda un dedo atascado en una botella. Le paza a todo el mundo.


Para leer reseña, click en la imagen
#1#3#4#5

1 comentario

  1. Hola acabo de descubrir tu blog en twitter y te sigo, a mi encanta esta serie de las florero de Lisa Kleypas pero este es el que menos me gusta , muy buena reseña.
    Saludos!!

    ResponderEliminar

DEVUELVO COMENTARIOS, así que no se admiten enlaces ni ningún tipo de promoción, todo comentario que lo contenga será eliminado.

¡Gracias por comentar! ♥