Reseña (187): El Color de los Sueños

El Color de los Sueños, Ruta Sepetys

Título original: Out of the Easy | Saga: No
Autora: Ruta Sepetys | Páginas: 316 | Editorial: Maeva
ISBN: 9788415893004

Nueva Orleans, 1943. Josie, una niña de diez años, acompaña a su madre Louise, a ver a Willie, la dueña del burdel más famoso de la ciudad, para que vuelva a darle trabajo. Willie siente una simpatía inmediata por Josie y le concede una nueva oportunidad a su madre. Siete años más tarde, gracias a Willie, Josie ha conseguido trabajo en una librería en cuya trastienda vive para mantenerse apartada de Louise todo lo posible. A cambio, echa una mano limpiando en el burdel y ayuda a Willie con las cuentas, pues se ha convertido en una de sus personas de confianza. Pero Josie sueña con una vida mejor. Se hace amiga de Charlotte, una chica de buena familia que está de visita en la ciudad, y empieza a albergar el ferviente deseo de abandonar Nueva Orleans e ingresar en la universidad. Aunque ese futuro parece estar muy por encima de sus posibilidades, hará lo posible, con todo su esfuerzo y la ayuda de sus amigos, por cumplir su sueño.


Ruta Sepetys es una autora muy conocida por su libro Entre tonos de gris, del que yo solo he leído cosas fantásticas. Cuando recibí una galerada de este libro (del cual había leído alguna reseña de blogueros que lo compraron en inglés) lo leí encantada. Solo puedo decir que, ahora, tengo más ganas incluso de leer Entre tonos de gris.

Aunque muchos consideren esta novela como «juvenil», yo discreparía. Si bien es cierto que Josie, nuestra protagonista, tiene 18 años, su historia no es del tipo que catalogaríamos dentro de este género literario, ni ella es una adolescente como ninguna de las que hemos conocido hasta ahora.

He de decir que tuve que leer unos 10 capítulos antes de engancharme a la historia, pero también tengo que admitir que esto me ha pasado con todos los libros que he leído últimamente, así que es posible que sea algo personal y no os pase a vosotros.
—Eres un cacahuete salado —dijo Willie.
—¿Qué? ¿Qué quieres decir con eso?
—Tú eres un cacahuete salado, y esa gente del Este son canapés. No me vengas con clichés y pienses que vas a ser como la huerfanita Annie, que termina en una especie de castillo. Eres un cacahuete salado, Jo, y eso no tiene nada de malo. Pero los cacahuetes salados no se sirven junto a los canapés.
Como ya he dicho, Josie no es una adolescente como las demás: hija de una prostituta a la que le importa más el dinero, y sin saber quién es su padre, vive en el Barrio Francés de la Nueva Orleans de los 50. Con estos datos, no es necesario leer la historia para saber que su vida no ha sido lo que se dice sencilla.

No es una historia con grandes giros argumentales, es simple y llanamente la historia de una joven que lucha por sobrevivir en una ciudad difícil, con una madre egoísta pero con gente que la quiere y cuida de ella. La historia de Josie que, un día como cualquier otro, ve cómo su vida comienza a desmoronarse a partir de la muerte de un elegante y agradable hombre que se pasa un día por la tienda en la que trabaja para comprar un par de libros.
—Vamos, no dejes que el miedo te retenga en Nueva Orleans. A veces tomamos una carretera pensando que vamos a un sitio y acabamos en otro. Pero no pasa nada. Lo importante es empezar. Sé que puedes hacerlo. Vamos, Josie bonita, usa esas alas tuyas.
Para Jo, Nueva Orleans se ha ido convirtiendo poco a poco en una jaula de la que quiere escapar. Quiere estudiar, y no en cualquier universidad; no quiere quedarse en esa ciudad en la que todo el mundo la conoce y sabe que es la tocaya de una famosa madame. Sueña con cuentos de Cenicienta y con ser como David Copperfield, sueña con estudiar en una buena universidad -una universidad como Smith- y dejar atrás esa ciudad de perversión y de violencia.
—Tienes que salir de aquí, Josie. Nueva Orleans está bien para algunos, muy bien para unos pocos. Pero no para ti. Llevas demasiado equipaje, y te impedirá volar. Tú tienes sueños y el potencial para hacerlos realidad.
Además de Jo, nos encontramos con infinidad de personajes, y todos y cada uno de ellos constituyen un papel fundamental en esta historia. No hay ningún personaje vacío o desdibujado, ningún personaje en el que pienses y no tengas una idea clara de cómo es. Conocemos a las prostitutas del burdel de Willie, a los escasos amigos de Jo, y a personas de la alta sociedad.
Todos nos unimos para arrimar el hombro: la madame de un burdel, una profesora universitaria, una cocinera muda, un taxista mulato, y yo, la chica que arrastraba un carro de mentiras y las iba soltando por ahí como confeti.
Nueva Orleans es una ciudad que me encanta, y he disfrutado muchísimo con la representación de la autora de esta ciudad en los años 50. Ha hecho un muy buen trabajo al plasmar cómo era la vida en el Barrio Francés, y no solo eso, sino que no echaremos en falta el mítico Mardi Gras ni las supersticiones tan propias de esta ciudad. Y veremos también, a través de nuestra protagonista, las diferencias entre las personas de distintas clases sociales.

Y por supuesto, no podía faltar el romance. Está ahí, discreto, constante y maravilloso. Pero no es esto lo fundamental del libro. No es una historia de romance, sino que este está ahí como está en la vida de todas las personas. Es una parte más de una historia que abarca muchísimas facetas de la vida humana.
Montando en moto con Jesse sentía como si estuviera liberando un grito guardado en una botella,  y no quería que aquello terminara.
Esta es una historia que nos habla de los sueños, de los ideales de cada persona, de la familia, la amistad y la lealtad; nos habla de la superación, de perseguir un futuro mejor o un futuro deseado aunque parezca algo imposible. Nos habla de tantas cosas que merecen la pena que no puedo nombrarlas todas en esta reseña.

Resumiendo, este libro contiene una historia fantástica, una historia de lealtad, de ataduras; una historia de superación y de sueños imposibles; una historia que merece ser leída. Ruta es una autora que sabe cómo contar una buena historia y no dejarte indiferente.

8 comentarios

  1. Hola :D Este libro me ha llegado hoy, y la verdad es que le tengo muchas ganas, después de leer Entre tonos de gris, estoy prendada de esta escritora y de sus historias. Me alegro que te haya gustado.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Hola!!
    Este libro se ve que tiene muy buena pinta y espero que pronto lo pueda conseguir en mi país ya que me haz dejado con unas ganas inmensas de leerlo.

    Me ha encantado tu reseña. Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué buena pinta! Me encantó la manera de escribir de Ruta Sepetys en Entre tonos de gris así que estoy deseando echarle el guante a este libro!
    Besos ^^

    ResponderEliminar
  4. Desde que lo vi en novedades que me llamó mucho la atención, si tengo oportunidad no dudare en leerlo.

    Besos^^

    ResponderEliminar
  5. Me llama mucho la atención, a lo mejor lo apunto en mi lista de libros pendientes =)

    ResponderEliminar
  6. He leído Entre tonos de gris y me encantó, aunque es bastante duro. Y tengo muchas ganas de poder leer este libro, creo que también me gustará mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Tiene muy buena pinta el libro, aver si me hago un espacio y empiezo:3♥

    ResponderEliminar
  8. ya esta apuntado a mis pendientes!! estoy deseando leerlo!

    ResponderEliminar

DEVUELVO COMENTARIOS, así que no se admiten enlaces ni ningún tipo de promoción, todo comentario que lo contenga será eliminado.

¡Gracias por comentar! ♥