Reviews

Últimas reseñas El Sr. Jaguar, K.A. Merikan Amor con condiciones 2, Laura Lee Guhrke La distancia entre tú y yo, Kasie West The wall of Winnipeg and me, Mariana Zapata El mestizo 1, Kasia Bacon El vizconde que me amó 2, Julia Quinn Magic bites 1, Ilona Andrews Escorted 1, Claire Kent

Reseña | Orgullo y prejuicio

Orgullo y prejuicio, Jane AustenTÍTULO: Orgullo y prejuicio
AUTORA: Jane Austen
GÉNERO: Romance histórico / Clásico
EDITORIAL: Alma
PÁGINAS: 448
SAGA: No
¡CÓMPRALO YA!

Jane Austen ocupó un lugar preminente en la literatura británica. Reivindicada vehementemente por Rudyard Kipling y Edward Said, la elegancia estilística de su prosa, su ironía y, sobre todo, su perspicacia para el retrato social convierten sus obras en una referencia ineludible de la literatura del siglo XIX. Orgullo y prejuicio, su novela más conocida, narra cómo Elizabeth Bennet y Fitzwilliam Darcy se enfrentan a sus prejuicios movidos por el amor que, contra pronóstico, surge entre ellos.'Es una verdad reconocida universalmente que a todo hombre soltero que posee una gran fortuna le hace falta una esposa.'.
—He luchado en vano. No puede ser. Mis sentimientos no se dejan reprimir. Debe permitirme usted que le diga con cuánto ardor la admiro y la amo.
Hace años ya, cuando estaría en el instituto y empezaba a retomar mi amor por las letras, traté de leer este clásico con mayúsculas. ¿Quién no ha oído hablar de Austen? Y de entre su obra, la que más me han recomiendado (cómo no) era Orgullo y prejuicio. Así que lo cogí entusiasmada... y lo abandoné con las mismas ganas. Hoy, mirándolo en perspectiva, creo que se debe a muchos factores: dudo que alguien abandone este libro por la historia sino por la narrativa, y con esto no digo que sea mala, pero sí que un lector poco acostumbrado puede encontrarla complicada. Quiero creer que mi yo más jóven y menos experimentado se asustó ante el lenguaje y la forma.

Tampoco ayuda, evidentemente, la habilidad que tiene los profesores de instituto de hacernos aborrecer los clásicos. ¿Tan difícil es ensañar la pasión por las letras en esas etapas? Sí, lo es. Los pocos profesores que consiguieron animarme a leer lo hicieron mediante literatura contemporánea. A su favor hay que admitir que tienen las manos atadas, y eso es así. No solo es desgana (que también en algunos casos), sino que están tan atados por temarios y demás que no es posible. Pero el resultado, por desgracia, es que a ojos de los adolescentes los títulos clásicos son una lata, cosas que relacionan con obligaciones y lecturas densas y poco comprensibles. Y algunos lo son (para qué negarlo), pero no todos.

Hay pocas personas a las que yo quiera de verdad, y tengo buen concepto de menos todavía. Couanto más veo el mundo, más insatisfecha estoy de él; y cada día que pasa confirma mi opinión sobre la incongruencia de todos los caracteres humanos y sobre la poca confianza que se puede depositar en las apariencias de mérito o buen sentido.
¿Qué puedo decir de esta obra que no se haya dicho ya. La maravilla que representan las novelas de Austen, lo que significaron a lo largo del tiempo hasta día de hoy y la realidad y crítica que retratan todas y cada una de ellas, son mucho más que una simple historia. Por lo tanto y como todo, se le pueden dar dos tipos de lectura: una lectura ligera en la que el lector solo absorbe la superficie (esto es, la trama en sí misma, los acontecimientos), y una lectura más profunda en la que el lector se fija bien en cómo actúa cada personaje y se pregunta ¿por qué?

Tengamos en cuenta un momento el año en que se publicó esta novela y la gran crítica que hace a cosas que en ese momento eran el pan de cada día. Habrá gente que se empeñe en leerlo con los ojos del siglo en el que estamos, y si bien considero que la historia que narra es atemporal, si no intentas empatizar con cómo eran las cosa por entonces los matices de los personajes que tan finamente crea Austen se pierden: la crítica social tan dura que hace a cosas cotidianas de la época como el matrimonio por conveniencia, la estupidez, el orgullo, las clases sociales y un tan largo etcétera que estoy segura de que con cada nueva lectura que hiciese de esta novela atendiendo a distintos detalles, vería y comprendería cosas que la anterior vez pasé por alto.

–¡De qué manera tan vil me he portado! –exclamó–. ¡Yo, que me vanagloraba de mi perspicacia! ¡Yo, que me preciaba de mis dotes! ¡Que he desdeña do con frecuencia el candor generoso de mi hermana, y he alimentado mi vanidad con desconfianzas inútiles o culpables! ¡Qué descubrimiento tan humillante! Pero ¡qué humillación tan justa! ¡He estado tan lamentablemente ciega como si estuviera enamorada! Pero mi locura ha sido la vanidad, no el amor. Complacida por la preferencia del uno y la ignorancia del otro desde que nos conocimos, cortejado los prejuicios y la ignorancia y he alejado de mí la razón en lo que se refería a ambos. No me había conocido a mí misma hasta este momento.
La lectura superficial, al menos, nos regala un romance absolutamente maravilloso. Hay a quien no le agrada Darcy y yo, personalmente, he de admitir que los Darcy de las películas no suelen apasionarme, pero he caído rendida a los pies de Darcy original, el de Austen, el de la novela. Evidentemente en un libro se pueden expresar más cosas o, al menos, de forma distinta a como se expresan en una película. Sea como sea, el señor Darcy del libro a mí me ha gustado mucho más que el que conocí años atrás en la adaptación cinematográfica.

En cuanto a la edición he de mencionar que me he enamorado por completo de los libros ilustrados de Alma. Esta edición es absolutamente preciosa y tiene muchísimas ilustraciones (cosa que me ha sorprendido, porque muchos libros ilustrados pecan de tener muy poquitas entre sus páginas). Cuando me compré mi ejemplar dudé en si comprar la edición con las ilustraciones originales, porque me gustan también mucho y son muy diferentes, pero al final me decanté por esta y no me arrepiento. Lo único negativo a mencionar de la edición (además de errores puntuales que tienen todas las editoriales en un momento dado), es que he echado en falta algunas notas a pie de página.

–Sí –replicó Darcy, que ya no podía contenerse más–; pero eso fue solo la primera vez que la vi, pues hace ya muchos meses que la considero una de las mujeres más hermosas que conozco.
Soy la primera que distingo entre libro para uso lúdico y libro para uso académico, y aunque parezca una tontería, en lo que a clásicos respecta es algo muy importante (cualquiera que haya estudiado una filología y algo relacionado con la la literatura en la universidad, lo sabe; yo misma tengo algunos clásicos en distintas ediciones por tener distintas anotaciones y demás). Evidentemente, cuando quieres un libro para uso lúdico con una edición bonita, no necesitas o que haya muchas explicaciones a pie de página, ni es lo que buscas. Pero sí que considero que hay ciertos momentos en los que una pequeña anotación sería de buen gusto. Por ejemplo cuando las hermanas de Bingley se ríen de Elizabeth por tener unos tíos que viven en Cheapside (que sí, yo entido el desaire, pero quien no sepa inglés pensará que en vez de en una zona barata de Londres viven en un pueblo cualquiera de Inglaterra), o como cuando se mencionan distintos juegos de cartas, que tampoco estaría mal un par de palabras a pie de página a modo de aclaración.

Resumiendo, si alguna vez tratasteis de leer este libro (o muchos otros, ya que estamos, a veces dar una segunda oportunidad nos regala joyas maravillosas) y fracasasteis, os recomiendo volver a intentarlo. No aseguro el éxito, soy de las que piensan que los libros nunca son de gusto de todos, pero creo que después de unos años y con más maña y experiencia lectora, tenéis más posibilidades que en su día

6 comentarios

  1. ¡Hola!

    Sé que es un clasicazo, pero por ahora sigo sin animarme a leerlo, no me llama la atención >_< Igual me estoy perdiendo una grandísima obra, pero creo que no es el momento, y este tipo de libros hay que leerlos con ganas, jeje.

    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Es mi clásico favorito aunque sea un cliché jajajaja me encanta y esta edición es maravillosa

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! A mí este librito me pareció maravilloso, me enamoró por completo. Un besote :)

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Soy de las que aburrió los clásicos en el instituto, me declaro culpable y creo que ya lo he mencionado varias veces xD (exceptuando Jane Eyre, que adoré de adolescente y sigo adorando ahora). Fue por vuestra culpa que me acerqué a Jane Austen y precisamente con este iba cagadita de miedo porque de verdad que pensaba que no me iba a gustar... y me encantó. Tengo otra edición, pero también me habría gustado encontrar algún pie de página ^^
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Hola! este es uno de esos libros eternos en mi lista de lectura y eso que tengo dos ediciones distintas del mismo así que con más motivo debería leerlo, pero siempre hay lecturas que me hacen posponerlo. Muy buena reseña.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! ^^
    Sin duda es uno de mis libros favoritos de Jane Austen. Aunque tengo que decir que no cumplió totalmente mis expectativas (eran demasiado grandes), porque esperaba que me gustase mucho más. De hecho cuando intenté leerlo por primera vez lo tuve que abandonar, ya que no me enganchaba nada. Afortunadamente, le di otra oportunidad varios años después y entonces si conseguí disfrutar de la historia.
    Besos!

    ResponderEliminar

DEVUELVO COMENTARIOS, así que no se admiten enlaces ni ningún tipo de promoción, todo comentario que lo contenga será eliminado.

¡Gracias por comentar! ♥

Instagram