Reviews

Últimas reseñas Cancer ships Aquarius 5, Anyta Sunday Him 1, Elle Kennedy & Sarina Bowen 70 trucos para sacarle brillo a tu novela, Gabriella Campbell La canción del lobo 1, T.J. Klune Rebel 3, Aiden Bates & Ali Lyda The Alpha and his King 1, Kiki Clark Gunnar 2, Aiden Bates & Ali Lyda Blade 1, Aiden Blade & Ali Lyda

Reseña | Rojo, blanco y sangre azul

martes, 18 de febrero de 2020
Rojo, blanco y sangre azul
TÍTULO: Rojo, blanco y sangre azul
AUTORA: Casey McQuiston
GÉNERO: Romance LGBT
EDITORIAL: Molino
PÁGINAS: 496
¡CÓMPRALO YA!

Alex Clarademont-Díaz, el hijo milenial de la presidenta de los Estados Unidos, es un tesoro para el marketing de la Casa Blanca: atractivo, carismático e inteligente. Lo que nadie sabe es que no soporta al príncipe Henry, el hijo de la reina de Inglaterra. Así que, cuando la prensa sensacionalista se hace con una fotografía que refleja un altercado entre Alex y Henry, las relaciones entre Estados Unidos y el Reino Unido se enfrían. Ambos países trazan un plan para paliar los daños. lo que empieza como una falsa amistad, publicada en Instagram, se va transformando en algo más profundo de lo que Alex y Henry podrían haber imaginado.
¿PUEDE EL AMOR CAMBIAR EL MUNDO?


Cuando este libro salió por primera vez tuvo un éxito tremendo en las redes. Admito que tanto bombo normalmente me suele echar para atrás, pero este título tenía algo especial que me llamana particularmente la atención: la trama, tan atípica, de un romance LGBT que cruza la corona inglesa con la Casa Blanca bien merecía la pena, ¿verdad?

Cuando era pequeño, antes incluso de saber cómo se llamaba, Alex soñaba que el amor era como un cuento de hadas, que un día llegaría a su vida a lomos de un dragón. Cuando se hizo un poco mayor, descubrió que el amor era una cosa rara que podía fracasar por mucho que uno luchase por conservarlo, que al fin y al cabo era una decisión. Jamás imaginó que resultaría haber acertado en los dos casos.


Me resistí a leerlo un tiempo (corto) hasta que finalmente a finales del año pasado caí en la tentación y lo leí. A estas alturas casi todos lo habréis leído también, porque poco después de leerlo yo salió en español de la mano de Molino/RBA. Y sí, aún tengo pendientes algunas reseñas de finales de año, pero las iré trayendo estos días XD

Como ya os dije en anteriores entradas, tenía unas ganas locas de leerlo pero, al mismo tiempo, traté de obligarme a leerlo con precaución. ¿Cuántas buenas lecturas nos habrán destrozado las expectativas? Pese a todo la experiencia fue agradable. Me gustó mucho el estilo de la autora, aunque por lo que he leído no ha sido del agrado de muchos. Vale, sí, Casey McQuiston lleva al extremo lo de los capítulos largos... pero considero que ya va siendo hora de dejar de relacionar capítulo corto con ameno y buen ritmo y capítulo largo con denso y pesado. La longitud de cada capítulo debe ir de la mano de la necesidad de la historia, sin forzar que sean así o asá. Y sí, en mi opinión para esta historia era vital que tengan esta longitud. Le va bien a la historia y eso es lo que importa.

No se parece en nada a ningún beso que se haya dado con nadie en toda su vida. Este beso es tan firme y tan enorme como el suelo que tiene bajos sus pies, abarca todos los rincones de su ser, es muy capaz de dejarlo sin una gota de aire en los pulmones.

Después de leerlo, admito que soy muy fan de la historia. Ya de por sí la sinopsis tiene potencial, la premisa de un romance de este tipo entre gente tan dispar y a la vez tan parecida... con sus vidas inmersa en la política por lazos familiares y sin privacidad debido a los paparazzi. A este mix hay que añadirle la forma tan tierna y dulce en que se desarrolla la relación entre nuestros dos protagonistas y la mezcla ya explota por completo. 

Alex, junto a su hermana y su mejor amiga, es la cara más cercana a la normalidad. Un chico que creció en una familia normal hasta que su madre se metió en presidenta y se lanzó a luchar por la presidencia del país. Es un chico listo a la vez que divertido y sus conversaciones con Henry son una maravilla. Este último, a su vez, es la cara más clásica y distante a lo que cualquier lector haya podido vivir. Al ser un príncipe de la corona inglesa, su vida ha estado siempre medida al milímetro, no solo por el público que lo observa desde el día en que nació sino también por su propia familia, lo que lo lleva a sentirse ahogado en su propia realidad... hasta que su relación con Alex da un giro.

Cuesta mucho trabajo hacer lo que hacemos, pero a mí me cuesta todavía más. Yo soy hijo de la primera mujer presidenta. Y no soy blanco como ella, ni siquiera puedo pasar por serlo. La gente siempre va a exigirme más. Y tú, ya sabes, tú, naciste dentro de todo esto y todo el mundo piensa que eres el puto príncipe azul. Principalmente, para mí eres un vivo recordatorio de que a mí siempre me compararán con otra persona, haga lo que haga, aunque me esfuerce el doble.

Es una historia que tiene todos los elementos necesarios para ser el absoluto éxito que ha sido: personajes bien definidios, un romance realista y pausado que no se basa solo en la atracción física (como ocurre a veces), dificultades para alcanzar un final feliz y un desarrollo de los acontecimientos que te mentiene constantemente pegado a las páginas.

Alex continúa sin saber qué era lo que le atraía de aquella foto, simplemente se colaba en la habitación de June, buscaba la revista y tocaba el cabello de aquel chico con las yemas de los dedos, como si haciendo un esfuerzo de imaginación pudiera percibir la textura que tenía.

Me encanta el auge que la literatura LGBT está teniendo en España. Sí, es un género que en inglés ofrece un amplio catálogo, pero en español... no tanto. Cosas, hay, por supuesto, pero sobre todo si te vas a autores autopublicados y, según lo que me he encontrado yo, más homoerótico que romance o romance adulto. Si tenéis sugerencias de autores de habla hispana que me recomendéis, dejándmelos en los comentarios porque estoy abierta a descubrir títulos nuevos que merezcan la pena.

Resumiendo, es posible que a algunos las expectativas os nublen la lectura. Yo la he disfrutado un montón, he saboreado el estilo de la autora y he disfrutado conociendo a Henry y a Alex, atípicos protagonistas de una historia bastante épica en una época política en la que puedes relacionar ficción con realidad y que te hace pensar bastante en cómo sucederían las cosas de ser esta una historia verdadera.

6 comentarios:

  1. Hola!!
    Tengo muchas ganas de leer el libro. A ver si me pongo a ello
    muchas gracias por la reseña
    un beso

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Últimamente estoy viendo mucho este libro por los blogs y me encantaría leerlo. Un besote :)

    ResponderEliminar
  3. Justo eso me pasó a mí, las expectativas me jugaron una mala pasada. Lo disfruté, pero se me hizo pesado por momentos, sobre todo la parte política, que no me interesaba en absoluto. Y sí, está en auge la literatura LGTB y estoy contentísima con este hecho. ¡Muchas gracias por tu reseña!

    Nos vemos entre páginas
    La vida de mi silencio

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Aunque siempre veo muy buenas opiniones de este libro, la verdad es que no me llama demasiado la atención, así que por ahora lo dejo pasar, pero me alegra que lo hayas disfrutado :) ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola guapísima! Ay, yo aún no lo he leído y me apetece tanto pero tanto *_*
    La verdad es que a mí no me molesta eso de los capítulos largos, uno de mis preferidos se basa prácticamente en tener capítulos de 60 páginas JAJAJAJAJA Así que nada.
    A ver si lo puedo leer pronto, que es que estoy segura de que me lo voy a pasar super bien con esta historia. ¡Un besote! <3

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    Pues si que había visto que le habían dado mucho boom a este libro y por lo que cuentas tu sobre el libro me llama bastante la atención, no he leído nada de esta autora y no la conocía.

    Besos

    ResponderEliminar

DEVUELVO COMENTARIOS, así que no se admiten enlaces ni ningún tipo de promoción, todo comentario que lo contenga será eliminado.

¡Gracias por comentar! ♥