Reviews

Últimas reseñas Y entonces él la besó 1, Laura Lee Guhrke Leo quiere a Aries 1, Anyta Sunday Bienvenida al club Cabronas sin fronteras, Megan Maxwell Amante oscuro 1, J.R. Ward El diablo en invierno 3, Lisa Kleypas Bone crossed 4, Patricia Briggs Orgullo y prejuicio, Jane Austen El duque y yo 1, Julia Quinn

Reseña | Egomaniac

Egomaniac, Vi Keeland
TÍTULO: Egomaniac
AUTORA: Vi Keeland
GÉNERO: Romance contemporáneo
EDITORIAL: Terciopelo
PÁGINAS: 320
SAGA: No
¡CÓMPRALO YA!

Emerie llega a Nueva York para comenzar su nuevo trabajo como terapeuta familiar. Ha alquilado para su consulta una gran oficina compartida en una ubicación fantástica y asequible, dos cosas difíciles de encontrar cuando se vive en Nueva York. Hasta que se percata que ha sido estafada y le han robado 10.000 dólares. Drew, el dueño de la oficina, se apiada de ella y acepta que se quede si a cambio le ayuda también a él trabajando como su recepcionista. La oficina puede ser grande, pero no lo suficiente como para contener la tensión sexual que hay entre los dos.
Mientras Emerie y Drew luchan por controlar sus impulsos, Drew por su parte tiene sus propios problemas, lidiando con la posibilidad de que su hijo pequeño, que tuvo con su ex, no sea suyo.

—¿Y qué hay de ti? ¿Ella te hace feliz?
—Es una buena madre.
—También lo es mi madre. Pero eso no significa que quiera follármela y pasar el resto de mi vida con ella.
—Tienes una forma única de ver las cosas. 
Egomaniac, Vi Keeland
Cuando terminé mi anterior lectura, no tenía muy claro qué leer. Ni me aptecía leer nada concreto ni podía decidirme entre todas las cosas pendientes que hay en mis estanterías, así que tomé una decisión... y busqué inspiración en las estanterías de Goodreads de algunos blogueros de los que me fío. En la ficha de unos cuantos me encontré este libro, que ya había visto por ahí pero que no me había llamado en absoluto, y comprobé que las opiniones en general eran muy positivas. Así que me animé, me hicé con una copia para el Kindle, y comencé la lectura.

Ahora, una vez terminado el libro, puedo decir que entiendo por qué ha tenido tan buena acogida. A primera vista, por la portada y por el título, parece que va a ser una novela más erótica que romántica, de estas que se pusieron tan de moda en una época. Pero en realidad, rápidamente te das cuenta de que los protagonistas son muy carismáticos y que la trama no va a ser la clásica que deriva en sexo cada dos páginas y algo de trama para cumplir un poco.

Emerie es una chica de Oklahoma que se ha mudado a la Gran Manzana y ha alquilado una oficina fantástica, pero no es oro todo lo que reluce, y por desgracia pronto descubrirá, de una manera bastante embarazosa al encontrase por primera vez con Drew, que le ha dado su dinero a un estafador y no al dueño de la oficina. Drew, un abogado matrimonial que no cree en el amor, descubre a una okupa al volver a su oficina tras un viaje de trabajo, pero se apiada de ella y la acompaña a la comisaría para presentar una denuncia formal. Ambos son totalmente opuestos, aunque encajan bastante bien, excepto porque él se dedica a romper matrimonios mientras que ella intenta salvarlos (primera diferencia de muchas, os adelanto). 
—¿Nada de sexo en el escritorio? —pregunté.
—El escritorio es para follar. Quiero hacerte el amor.
El éxito de la novela, en mi opinión, se debe a varios factores. En primer lugar el ritmo y la agilidad de la lectura son perfectos. Hay distintas fases dentro de la historia, como capas de una cebolla, y en más de un momento te sorprendes por el giro de los acontecimientos. Es más, diré que por fortuna yo no presto mucha atención a las sinopsis (me guío más por la portada y por las valoraciones generales de los blogueros que sigo), por lo que ese último párrafo no me afectó. Pero ahora que lo he leído y he copiado la sinopsis para escribir la crítica... diré que no veo de recibo que la editorial haya decidido poner en la contraportada un dato tan imortante. No es que el saber que está en duda la paternidad de nuestro protagonista nos vaya a romper la lectura, pero considero que la autora ha conseguido, en la novela, anunciar ese detalle con suficiente impacto como para desvelarlo así de buenas a primeras. ¡Con las pocas veces que consiguen sorprendernos!

Egomaniac, Vi Keeland
Al menos, a mí, os digo que me pilló desprevenida y que Vi jugó con mis sentimientos en esa escena. Por suerte para vosotros, lectores de sinopsis, os anuncio que no es la única sorpresa y giro argumental que nos regala la autora. Con cada capa de cebolla que destapamos, la trama va evolucionando y cambiando de dirección, evitando así una lectura repetitiva y aportando una cantidad de emociones explosiva.
—Tú eres el rojo en mi mundo en blanco y negro.
Otro de los factores fundamentales, son los protagonsitas en sí, su química y sus interacciones (tanto físicas como verbales). Como os he dicho, son radicalmente opuestos, pero no os vayáis a pensar que se ningunean. No, saben cómo tratarse, pincharse, picarse y fastidiarse el uno al otro. Y es que si os gustan las relaciones gamberras, esta es vuestra novela: os hartaréis y os desternillaréis con sus conversaciones.

Entre Em y Drew, diría que Vi lo ha desarrollado más a él como personaje que a ella. No es que Em no tenga profundidad, pero el echo es que Drew tiene un hijo pequeño maravillosos, Beck (otro de los grandes éxitos del libro que os enamorará), y una ex-esposa horrible, Alexa, que tendrán mucho que decir en la historia. Estos dos personajes secundarios definen gran parte de la trama argumental y de los acontecimientos que afectan la relación de los protagonistas, y esto deriva en una mayor importancia de las emociones y sentimientos de Drew... o yo lo he percibido así al menos. Sea como fuere, en este caso diré que me ha gustado que así sea. Me explico: normalmente la persona que lleva la carga emocional de la pareja, suele ser la mujer, es ella la que lidia con los sentimientos, la que sufre o llora con los percances... pero no es así con Drew y Em. Ambos van de la mano, y eso quiere decir que Drew también es un personaje emocional, que siente y padece. No es el clásico hombretón de libro que es capaz de llevarlo todo con orgullo y dignidad.
—Cualquiera puede ser padre, pero se necesita a un verdadero padre para amar y criar a un niño como suyo.
Realmente no puedo sacarle mayores pegas, excepto tal vez que la portada es poco atractiva. O más bien diría que solo atrae a un tipo de lector muy concreto, el que busca un género específico, cuando creo que podría funcionar para más lectores. Porque todos sabemos que la portada nos condiciona muhco.

Resumiendo, no puedo estar más feliz de haber leído el libro. Me ha gustado tanto que es posible que me lo compre en papel, porque seguro que algún día me apetece releero. No sé si el resto de novelas de la autora estarán o no a la altura, pero os aseguro que no tardaré en averiguarlo. Creo que es la segunad novela que publican en español, así que tal vez me anime a probar con la primera.

2 comentarios

  1. Este libro me lo tengo apuntado las opiniones que he leído sobre el son buenas y hace tiempo que no me leo un libro de este tipo. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Pues aunque había visto el libro por ahí si te soy sincera ni sabía de qué iba porque tampoco le había echado demasiadas cuentas y es que ya puede estar de moda esa portada y el título que a mí no me llama nada x'D por lo que con tu reseña me he llevado más de una sorpresa, sobre todo con lo de esa química en todos los aspectos de los personajes y con lo que te ha gustado.. pues eso, habrá que darle una oportunidad a ver que tal.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar

DEVUELVO COMENTARIOS, así que no se admiten enlaces ni ningún tipo de promoción, todo comentario que lo contenga será eliminado.

¡Gracias por comentar! ♥

Instagram