Reviews

Últimas reseñas Amante oscuro 1, J.R. Ward El diablo en invierno 3, Lisa Kleypas Bone crossed 4, Patricia Briggs Orgullo y prejuicio, Jane Austen El duque y yo 1, Julia Quinn Once escándalos para enamorar a un duque 3, Sarah MacLean Diez lecciones que aprender para dar caza a un lord... y que te adore 2, Sarah MacLean Si me lo pide el corazón 1, Bethany Bells
Mostrando entradas con la etiqueta Vi Keeland. Mostrar todas las entradas

Reseña | The baller

The baller, Vi Keeland
TÍTULO: The baller
AUTORA: Vi Keeland
GÉNERO: Romance deportivo
EDITORIAL: CreateSpace
PÁGINAS: 285
SAGA: No
¡CÓMPRALO YA!

La primera vez que vi a Brody Easton fue en el vestuario masculino. Era mi primera entrevista como comentarista deportiva profesional. Y el afamado quarterbarck decidió desnudarse.
Y no me refiero a que me contase ninguno de sus secretos. No. El maldito arrogante decidió dejar caer su toalla, justo cuando le hacía la primera pregunta. En directo.
El MVP de la Super Bowl rápidamente adotpó un nuevo hobby: joderme. Y cuando se la devolví, pasó de querer joderme a querer joder conmigo.
Pero yo no salgo con jugadores.
Y no se debe a que sea una de las pocas mujeres trabajando el en mundo del fútbol profesional.
Saldría con un atleta.
Es el otro tipo de jugador con el que no saldría.
Ya sabes. Guapo, fuerte, gallito, y siempre buscando sexo.
—Así que... ¿no tienes nada en contra de que las mujeres entren al vestuario?
—Tengo algo en contra de que tú entres al vestuario.
Tiró de mí y pasé de estar esntada a tumbada sobre él.
—¿Por qué?
—Porque estos días la única polla que quiero que veas es la mía.
—Esa es una afirmación extrañamente dulce.
—Soy una clase de chico extrañamente dulce. Ahora calla y bésame.

Reseña | Bossman

Bossman, Vi Keeland
TÍTULO: Bossman
AUTORA: Vi Keeland
GÉNERO: Romance contemporáneo
EDITORIAL: Terciopelo
PÁGINAS: 320
SAGA: No
¡CÓMPRALO YA!

La primera vez que conocí a Chase Parker no tuve exactamente una buena impresión. Yo estaba escondida en el pasillo del baño de un restaurante, enviando un mensaje a mi mejor amiga para que me salvara de la horrible cita que estaba teniendo. Él me escuchó y me dijo que era una perra, luego me ofreció un par de consejos para mis citas. Así que le dije que se ocupara de sus malditos asuntos. No pude dejar de fijarme en Chase, alto, magnífico y arrogante, pero yo regresé a mi miserable cita. Cuando pasó junto a mi mesa me sonrió, y vi a su sensual trasero volver a su cita. No pude evitar enviar miradas ocultas al idiota condescendiente al otro lado del salón del restaurante. Por supuesto, me atrapó en más de una ocasión, y me guiñó un ojo. De pronto, cuando el magnífico extraño y su súper sexy acompañante aparecieron en nuestra mesa, pensé que iba a delatarme. Pero en lugar de eso, fingió que nos conocíamos y se unió a nosotros, contando historias elaboradas y vergonzosas sobre nuestra falsa infancia. Mi cita de repente pasó de aburrida a extrañamente emocionante. Cuando terminó nos fuimos por caminos separados, pensé en él más de lo que jamás admitiría, aunque sabía que nunca volvería a verlo. Quiero decir, ¿cuáles eran las posibilidades de que lo volviera a encontrar en una ciudad con ocho millones de personas?
¿Cuáles eran las posibilidades de que un mes más tarde terminara siendo mi nuevo jefe sexy?

Reseña | Egomaniac

Egomaniac, Vi Keeland
TÍTULO: Egomaniac
AUTORA: Vi Keeland
GÉNERO: Romance contemporáneo
EDITORIAL: Terciopelo
PÁGINAS: 320
SAGA: No
¡CÓMPRALO YA!

Emerie llega a Nueva York para comenzar su nuevo trabajo como terapeuta familiar. Ha alquilado para su consulta una gran oficina compartida en una ubicación fantástica y asequible, dos cosas difíciles de encontrar cuando se vive en Nueva York. Hasta que se percata que ha sido estafada y le han robado 10.000 dólares. Drew, el dueño de la oficina, se apiada de ella y acepta que se quede si a cambio le ayuda también a él trabajando como su recepcionista. La oficina puede ser grande, pero no lo suficiente como para contener la tensión sexual que hay entre los dos.
Mientras Emerie y Drew luchan por controlar sus impulsos, Drew por su parte tiene sus propios problemas, lidiando con la posibilidad de que su hijo pequeño, que tuvo con su ex, no sea suyo.

Instagram